icono negro email   info@doctorcollado.com      609 530 769      932 264 668

Vall d’Hebron reemplaza un músculo enfermo esencial para caminar por otro que reproduce todas sus funciones

el 24 Agosto 2016
Reemplazo microquirúrgico músculo enfermo Doctor Collado



Tras asegurar este éxito quirúrgico y, por supuesto, una evolución libre de tumor, la orquesta de especialistas de Vall d’Hebron muestra públicamente su obra. “Necesitamos avanzar en estos tumores que a menudo nos llegan cuando han sido operados incluso en ambulatorios, a veces creyendo que se trataba de quistes benignos”, denuncia Roberto Vélez, traumatólogo experto en tumores del aparato locomotor y en cirugía reconstructiva. “Todo bulto en un músculo con más de cinco centímetros ha de ir a un hospital de referencia. Nosotros hemos necesitado el concurso de media docena de especialidades para atrevernos a lograr esta solución”.
 
El paciente tenía uno de esos quistes dentro del glúteo medio. Todas las opiniones conducían a confiar en que fuera benigno. Pero no fue así y creció. Era un sarcoma sinovial, un tumor de zonas blandas poco frecuente y muy agresivo que no tenía otro remedio que la cirugía: el músculo tenía que ir fuera para preservar el resto del organismo. El tratamiento oncológico era muy claro: necesitaría quimioterapia para atacar el sarcoma y la posibilidad de que se extendiera (los pulmones son su órgano preferido). Y cirugía radical y radioterapia para evitar una reaparición local.

Roberto Vélez tenía que diseñar la cirugía. La extracción del músculo completo le dejaría cojo, su marcha sería como la de un pato en el intento del cuerpo de equilibrar una pelvis a la que le falta una pieza clave para caminar. Y se trataba de un paciente joven, en activo y que hacía deporte. Una gran ventaja física para su recuperación, una gran merma funcional tras la operación, mucho más que si el paciente ya tuviera poca movilidad.

Así que el cirujano se metió en el pellejo del paciente.

Vélez tiene experiencia en aplicar soluciones diversas para tumores y realidades personales diversas en el aparato locomotor. Sus pacientes son a menudo niños y adolescentes a los que quitar el tumor les va a dejar quietos si no encuentra otra manera distinta a la prevista para solucionarlo. En su búsqueda dio con una única experiencia publicada en la que se trasladaba un músculo dorsal ancho, que se emplea a menudo para rellenar muslos o mamas recortados por diferentes causas. Pero en el caso de su paciente y en el publicado se trataba de utilizarlo no como relleno, sino como sustituto total: ese dorsal que ayuda a levantar y bajar los brazos, por ejemplo al hacer pesas, tenía que hacer de glúteo y permitir así equilibrar la pelvis y ser capaz de contraerse con la fuerza necesaria para caminar.

Un único caso de referencia. Y no era exactamente igual. Pero se había puesto en su lugar y junto a microcirujanos de traumatología y cirujanos plásticos de la unidad de quemados de Vall d’Hebron diseñaron lo que querían hacer, algo que se haría prácticamente por primera vez.

Y se le propusieron a Óscar Muñoz. “Si no funcionaba, había otros planes B”, apunta José Manuel Collado, cirujano plástico de quemados y uno de los seis cirujanos que se ocuparon de esta intervención pionera, junto con dos enfermeras y un anestesiólogo.

El paciente se apuntó a esta solución y a todos sus riesgos. Al final se decidió que la radioterapia se aplicaría después de la operación para dar al músculo sustituto el máximo de posibilidades de sobrevivir.

“Evidentemente, lo más importante es tratar el tumor, identificarlo y saber qué hay que hacer para que el paciente quede libre de él, pero una vez aplicado el protocolo, con la cirugía teníamos que intentar como fuera que no dejara de caminar”, explica Roberto Vélez.

El dorsal “es un filete mientras que el glúteo es un solomillo, así que enrollamos el dorsal para que se comportara de la forma más parecida posible, aunque las fibras musculares son distintas”, detalla Àlex Lluch, traumatólogo experto en manos y nervios periféricos. Quizá por eso el paciente no percibe la pierna operada exactamente igual que la otra. “Es por la propiocepción, ese conocimiento de dónde está cada parte del cuerpo aunque sea a ciegas”. El nuevo músculo y su nervio se han de integrar poco a poco en esa percepción del cerebro.

Lo que esperan de la difusión del éxito de este caso es que se dejen de operar alegremente quistes que realmente no lo son. “Es posible en muchos casos plantear una solución personalizada como la de Óscar”.

http://www.lavanguardia.com/vida/20160824/404159983981/vall-dhebron-operacion-tumor-reemplazo-musculo-coordinacion-especialistas.html




0
0
0
s2sdefault
Volver arriba

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
DOCTOR COLLADO CIRUGIA PLASTICA, S.L.P. por su propia cuenta o la de un tercero contratado para la prestación de servicios de medición, puede utilizar cookies cuando un usuario navega por el sitio web. Las cookies son ficheros enviados al navegador por medio de un servidor web con la finalidad de registrar las actividades del usuario durante su tiempo de navegación.

Las cookies utilizadas por el sitio web se asocian únicamente con un usuario anónimo y su ordenador, y no proporcionan por sí mismas los datos personales del usuario.

Mediante el uso de las cookies resulta posible que el servidor donde se encuentra la web, reconozca el navegador web utilizado por el usuario con la finalidad de que la navegación sea más sencilla, permitiendo, por ejemplo, el acceso a los usuarios que se hayan registrado previamente, acceder a las áreas, servicios, promociones o concursos reservados exclusivamente a ellos sin tener que registrarse en cada visita. Se utilizan también para medir la audiencia y parámetros del tráfico, controlar el progreso y número de entradas.

Si no se habilitan las cookies, es posible que algunas funciones y páginas no se muestren correctamente. Para borrar las cookies en el ordenador, hacer clic en "Ayuda" del menú del navegador para ver las instrucciones.

El usuario también tiene la posibilidad de configurar su navegador para ser avisado de la recepción de cookies y para impedir su instalación en su equipo. Por favor, consulte las instrucciones y manuales de su navegador para ampliar esta información.

Para utilizar el sitio web, no resulta necesario que el usuario permita la instalación de las cookies enviadas por el sitio web, o el tercero que actúe en su nombre, sin perjuicio de que sea necesario que el usuario inicie una sesión como tal en cada uno de los servicios cuya prestación requiera el previo registro o “login”.