icono negro email   info@doctorcollado.com      609 530 769      932 264 668

Párpados

Blefaroplastia Doctor Collado
Los párpados constituyen un órgano cuya función principal es la protección del ojo y su lubricación pues reparten la lágrima con su movimiento (parpadeo).

Están constituidos por la piel en su exterior, una capa muscular (formada por varios músculos responsables de su movimiento), un esqueleto cartilaginoso (tarso) y una capa mucosa en su porción más interna, en contacto directo con el ojo (conjuntiva).

Las órbitas son las hoquedades de la calavera destinadas a alojar los globos oculares, sus nervios y los músculos propios del movimiento de los ojos así como la glándula lagrimal. Y todo ello está rodeado y almohadillado por grasa que se dispone formando unos acúmulos llamados bolsas.



Con la edad, los principales problemas de los párpados son su descolgamiento y su relajación. El primero genera redundancia en la piel y la aparición de pliegues que, en casos extremos, puede interferir con la vista cuando afecta al párpado superior. El segundo favorece la herniación del contenido de las órbitas, haciendo que las bolsas de grasa protuyan hacia el exterior formando bultos debajo de los párpados.

La blefaroplastia estética es un procedimiento quirúrgico cuyo fin es, básicamente, mejorar el aspecto de los párpados deteriorado con el envejecimiento. Es diseñada individualmente para cada paciente, dependiendo de sus necesidades particulares. Puede realizarse de forma aislada para los párpados superiores, inferiores o ambos.


Habitualmente practicamos esta intervención en clínica, bajo anestesia local y de forma ambulatoria. Si precisa de sedación, puede ser necesario quedar ingresado durante unas horas hasta su completa recuperación.

La extirpación de los tejidos descolgados se hace a través de una incisión cutánea colocada en zonas estratégicas para su mejor camuflaje. 

En el párpado superior sigue el pliegue natural que forma la piel cuando tenemos el ojo abierto. En el párpado inferior se coloca justo debajo de las pestañas, allí donde habitualmente una mujer se pinta la raya del ojo al maquillarse. Si el excedente de piel es importante, las incisiones pueden tener que extenderse lateralmente siguiendo los pliegues naturales que forman las arrugas de las "patas de gallo".

En casos extremos, el descolgamiento de los tejidos del párpado inferior puede ser tan severo que forme pliegues que lleguen incluso hasta las mejillas. Su tensado desde la línea de las pestañas difícilmente será completo. En estos casos podemos optar por un abordaje directamente sobre el pliegue, y no debajo de las pestañas, quedando la cicatriz más expuesta.

La herniación de las bolsas de grasa se trata, habitualmente, mediante su extirpación. Pero en el párpado inferior, cuando el reborde óseo de la órbita es muy marcado, es mejor no extirparlas (empeoraría el aspecto del párpado) sino deslizarlas sobre el mismo para difuminarlo.

Las bolsas del párpado inferior pueden también tratarse a través de una incisión interna a nivel de la conjuntiva, sin dejar cicatriz en la piel. Es la llamada blefaroplastia inferior transconjuntival.

En casos seleccionados, una blefaroplastia puede combinarse con una cantoplastia lateral, es decir, una cirugía focalizada en el ángulo lateral de la apertura palpebral. Se utiliza cuando queremos cambiar la forma o la posición del mismo, por ejemplo, porque queremos una aspecto más rasgado o almendrado de los párpados.


La blefaroplastia no puede corregir todos los problemas de los párpados.

No cambia la calidad de la piel ni su color, por lo que no elimina las ojeras (coloración oscura del párpado) ni las arrugas finas debidas al daño solar de la piel.

Aunque mejora la tensión cutánea, no elimina las "patas de gallo" ni ninguna otra arruga consecuencia de la gesticulación (arrugas de expresión).

Una ceja caída aumenta la redundancia de piel en el párpado superior. En estos casos, la blefaroplastia superior nunca podrá corregir totalmente dicho excedente cutáneo y se obtendrían mejores resultados si también practicamos, de forma concomitante, una elevación quirúrgica de la ceja.

La blefaroplastia no puede eliminar hinchazones o tumefacciones locales debidas a retención de líquidos en los tejidos (edema) como vemos frecuentemente en casos de alergias, cardiopatías, hepatopatías y nefropatías.



0
0
0
s2sdefault
Volver arriba

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto