icono negro email   info@doctorcollado.com      609 530 769      932 264 668

Toxina botulínica

La toxina botulínica es el nombre de un principio activo producido por una bacteria llamada Clostridium botulinum.

Es una neurotoxina que tiene la propiedad de bloquear la transmisión del impulso nervioso motor hacia los músculos. Concretamente, impide la liberación de un neurotransmisor conocido con el nombre de acetilcolina, agente químico que es liberado por el nervio hacia el músculo para estimular su contracción. Bloqueando su liberación inhibimos la respuesta contráctil del músculo, limitando su función.

El efecto de la toxina botulínica es, por otro lado, totalmente reversible.


No todas las toxinas botulínicas tienen la misma estructura molecular. Depende de la cepa productora de Clostridium botulinum. Se han descrito diversos tipos que se identifican por letras (A, B, C, D,...).

La toxina botulínica tipo A es la única que está autorizada para ser usada en medicina estética.

Aunque existen diversas marcas comerciales en el mercado, nosotros usamos habitualmente Vistabel ®.


Al principio, la toxina botulínica se usaba sólo para tratar enfermedades. Destacan dos grupos:

  • Enfermedades neuromusculares cuando cursan con un aumento en el tono de contracción muscular (hipertonía) y con espasmos involuntarios. Son ejemplos el blefarospasmo de los párpados, la tortícolis del cuello y el estrabismo ocular.
  • La hiperhidrosis, es decir, la excesiva sudoración de la piel (palmas, axilas).

En los últimos años se ha autorizado el uso de la toxina botulínica tipo A en el campo de la medicina estética. Su indicación fundamental es atenuar las arrugas de expresión, es decir, aquellas que aparecen en la piel